Es natural que con cambios de clima afloren los resfriados y los malestares gripales. Para mejorar esta situación, UNIFEM te recomienda alimentos que mantendrán tu sistema inmunológico trabajando al 100%.

*       Semillas de Girasol: planas y fuertes; éstas semillas parecen irradiar buena salud. Dos cucharadas de ellas nos proveen más de un tercio del requerimiento diario de la Vitamina E. Ésta vitamina, nos ayuda a resistir los resfriados y las infecciones de las vías respiratorias, aumentando la producción de las células “T”, un tipo de células que combaten las infecciones. Otras superestrellas de la Vitamina E son: almendras, germen de trigo, maní.

*       Nueces del Brasil: todo acerca de éstas tiernas y deliciosas nueces es bueno. Una sola nuez contiene 95 mcg de Selenio, casi duplica el requerimiento diario que necesitas. Tu cuerpo usa el Selenio para producir las células bloqueadoras de infecciones como son las células “T”, quienes a su vez destruyen bacterias y virus. Estudios han demostrado que este antioxidante instiga las bacterias buenas en nuestros intestinos a atacar a las bacterias dañinas y también a parásitos como el E. Coli. Otras estrellas de Selenio son: Atún, Bacalao, Cangrejos, Ostras, Pollo, Pavo, harina de trigo integral y ajo.

*       Ostras: Éstos pequeños bivalvos salobres inspiran fuertes sentimientos; los grandes chefs las reverencian, los comensales mas quisquillosos las evitan. Si eres de las que están en el segundo grupo. Te invitamos a que reconsideres tu posición. Son altas en proteínas, hierro y calcio y una de los frutos del mar más amigables, hablando ambientalmente, que puedas comprar; las ostras también sobresalen cuando hablamos de contenidos de Zinc. 6 ostras nos brindan 32 mg de este mineral esencial, cuatro veces la ración diaria recomendada. Otras Superestrella del Zinc son: Carne, Bacalao, Semillas de Marañón, cereales fortificados, Cerdo, Pollo, granos.

*       Batatas: tiene muy pocos contrincantes en cuanto a su alto contenido de Beta-caroteno. El revestimiento de tus pulmones y sistema digestivo, quienes son el campo de guerra de la infecciones, dependen de este antioxidante para su buen funcionamiento. Además, la vitamina A protege el Timo (glándula) que es el productor de las células “T” en los niños. Otras superestrellas del Beta-caroteno son: Zanahorias, espinacas, Col rizada, col de Bruselas, calabaza, duraznos, papayas y mangos.

*      Shiitakes: cultivados por más de 1000 años, estos hongos carnosos, tiernos han servido como alimento y medicina. Tienen la reputación de aumentar el sistema de defensas debido a un tipo de carbohidrato llamado Beta-glucano. Éstos no actúan como los otros nutrientes para el sistema inmunológico, de hecho, actúan como especie de un señuelo, incrementando la respuesta inmune del cuerpo. Cuando comes Shiitakes (u otros alimentos que contengan beta-glucanos) tu sistema inmunológico reacciona como si una sustancia nociva estuviese presente y pasa la alarma para protegerte. En el 2004  se realizó un estudio  en animales con la influenza porcina, al grupo que se trató con beta-glucanos desarrollaron casos menos severos de la influenza que aquellos que no fueron tratados. Otras superestrellas de beta-glucano son: la levadura,  los hongos maitake, cebada y avena, particularmente el salvado.

*       Kiwis: De color café y con vellosidades en su exterior, pero verde y exquisito en su interior, el Kiwi, se lleva el premio por su alto contenido de Vitamina C. Es considerada como el recurso para mantenerse alejada de las enfermedades, la vitamina C, te ayuda a incrementar tu resistencia a las enfermedades y ¡mantiene tus defensas fuertes! No esperes a sentir los síntomas de alguna infección para comenzar a consumirlo; estudios han demostrado que una vez la infección del resfriado ha comenzado, la ingesta de Vitamina C no hace que sea más corta o menos severa. Ten cuidado la vitamina C es dañada fácilmente por el calor y el agua. Trata de consumirla crudas o apenas cocidas. Otras superestrellas de la Vitamina C son: papaya, pimentones, brócoli, col de Bruselas, cítricos, fresas, melón cantaloupe y vegetales de hojas verdes.

Ajo: algunas veces la comida que tienen los olores más fuertes son aquellas que nos ofrecen mayores beneficios; caso puntual: El Ajo. Considerado como uno de los más potentes combatientes de la gripe, el ajo combate toda una galería de invasores tales como: bacterias, hongos, parásitos y virus, todo esto, gracias a la presencia de polisulfuros, un tipo de compuesto de sulfuro. El Ajoeno, inhibe el crecimiento de un amplio rango de microbios, incluyendo el Estafilococo Aureus y E. Coli. El compuesto más dinámico del ajo es la alicina, que bloquea las enzimas que hacen que el virus se esparza. La Alicina permanece dormida en un diente de ajo, hasta que es picado, masticado. Maximiza los beneficios del ajo comiéndolo crudo o picado. Otra superestrella de la Alicina es la Cebolla.