La Histerectomía es la remoción quirúrgica del útero o matriz.

La Histerectomía puede ser Total cuando se extrae todo el útero, o Subtotal cuando se deja el cuello uterino o cérviz.  En algunas ocasiones se hace necesario retirar también los anexos (ovarios y trompas) denominándose Histerectomía Total + Salpingo-Oforectomia Uni o Bilateral. En caso de Cáncer del Cuello Uterino, es necesario remover además la parte superior de la Vagina, es la Histerectomía Ampliada. Cuando hay compromiso mas avanzado del cáncer, se realiza la Histerectomía Radical con extracción de los ganglios pélvicos.

Existen diferentes vías para realizar la Histerectomía. La Vía Vaginal se realiza bajo anestesia peridural, cuando hay algún grado de descenso vaginal, lo cual facilita la disección y extracción del útero a través de la vagina, sin incisiones abdominales, facilitando la recuperación post operatoria de la paciente.

La Histerectomía Abdominal, se realiza también bajo anestesia peridural, generalmente a través de una incisión transversa en el bajo abdomen, y es el método preferido por la mayoría de ginecólogos en casos de patología pélvica benigna.

La Histerectomía Laparoscópica es un procedimiento relativamente reciente y requiere de un equipo médico y quirúrgico especializado. Esta indicada en pacientes con patología ginecológica benigna y se realiza bajo anestesia general. El útero es desinsertado de sus ligamentos por medio de instrumentos laparoscópicos y luego es extraído vía vaginal. Tiene la ventaja de menos dolor post operatorio y un reintegro mas rápido a la vida normal  en comparación a la histerectomía abdominal. Las pequeñas incisiones de solo 1 cm a nivel del ombligo y la pared lateral del abdomen permiten introducir el laparoscopio y los instrumentos utilizados para el procedimiento.

HISTERECTOMÍA ABDOMINAL

Incisión Abdominal

HISTERECTOMÍA VAGINAL

Incisión Vaginal

HISTERECTOMÍA VAGINAL ASISTIDA LAPAROSCÓPICAMENTE

Pequeñas Incisiones Abdominales

HISTERECTOMÍA  SUPRACERVICAL LAPAROSCÓPICA

Pequeñas Incisiones Abdominales, Sin Incisión Vaginal

Tomar la decisión de hacerse una Histerectomía no es fácil. Por un lado, el útero está relacionado con la feminidad, y por otro lado, está la molesta sintomatología de dolor o sangrado que pueda indicar  la cirugía. Los avances científicos y tecnológicos del momento han facilitado el manejo cada vez más conservador de la patología ginecológica benigna, ofreciéndole a la mujer opciones válidas para el manejo de sus síntomas (ver artículo sobre hemorragia uterina disfuncional).  Sin embargo, cuando la sintomatología  de dolor, sangrado, inflamación y sensación de pesadez pélvica llega a tal punto que deteriora la calidad de vida de la mujer, los estudios han confirmado que la Histerectomía mejora considerablemente su calidad de vida.

Consúltanos,      UNIFEM